Estimulación infantil: No se necesita tanto tiempo y sus beneficios son innumerables


"Al nacer, todos los órganos de sus bebés –el corazón, los pulmones, los riñones– están completamente desarrollados. Sólo son de menor tamaño que los órganos de los adultos. Con una sola excepción: el cerebro.

¡Entre la sexta semana y el quinto mes de embarazo, en el cerebro de un bebé se desarrollan aproximadamente 100 mil millones de células cerebrales! Algunas de estas células cerebrales se encuentran conectadas al nacer, pero la mayoría no lo está. Precisamente, durante los primeros cinco años de vida, el cerebro infantil hace un gran esfuerzo para establecer dichas conexiones cerebrales. ¿Ustedes han visto alguna vez lo que sucede al caminar una y otra vez y en la misma dirección en la nieve profunda o en hierba alta? Se forma un sendero. Algo parecido ocurre a medida que el cerebro se desarrolla. Cada vez que sus bebés usan uno de sus sentidos –la vista, el gusto, el tacto, el oído y el olfato– se crea una nueva conexión o sendero. Si un niño tiene diversas clases de experiencias y dichas experiencias se repiten una y otra vez, más se fortalecen las conexiones cerebrales. De estas conexiones depende la manera en que sus hijos piensan, sienten, se comportan y aprenden." (Diane Trister Dodge y Cate Heroman)

Un padre preocupado por la estimulación de su hijo no se limita a tenerlo entretenido con películas o metido en el parque sino busca un rato para organizar los juegos más apropiados para su edad y así provocar la aparición de miles de estímulos y oportunidades de aprendizaje para su hijo.

Sugieren infinidad de juegos:

  • Acueste al bebé boca arriba y mueva una campana o cascabel a un lado y otro, para que busque el sonido al escucharlo.
  • Coloque al bebé de lado, provocando “que ruede” y que quede boca arriba o boca abajo.
  • Hable de frente al bebé cerca de uno y otro oído y desde atrás para que voltee la cabeza.
  • Acueste al bebé boca abajo y póngale juguetes un poco retirados para que trate de alcanzarlos, ayúdelo colocando sus manos en la planta de sus pies.
  • Con un pincel, pluma o algodón acaríciele al bebé las plantas de los pies, entre los dedos de las manos, la nuca, el cuello, la cara, todo el cuerpo.
  • Coloque juguetes debajo de una manta y hágalos sonar para que el bebé identifique de donde provienen.
  • Siente al bebé frente a un espejo, nómbrele y tóquele diferentes partes de su cuerpo.
  • Siéntese junto al bebé y coloque diferentes objetos y mencione tres veces seguidas el nombre del objeto, espere a ver si el bebé coge lo que le has indicado; entre los 11 y 12 meses, lo realizan algunos bebés.

 


3 comentarios


  • elizabh

    como puedo hacer unmanta didactica


  • Josué

    Quisiera contactarme con ustedes y conocer más… Para realizar seminarios, talleres en la facultad de educación de la UNAP… Les dejó mí número de celular 996308631, espero sus respuestas… Gracias


  • Cristina Rodríguez

    Hola Elizabeth… ¿Podrías repetirnos la pregunta? Gracias


Escribe un comentario


Por favor, ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados



Pio pio buscando