Motricidad fina = Habilidad manual


Es erróneo pensar que los ejercicios de motricidad fina sólo los hacen aquellos que tienen algún problema de desarrollo. La motricidad fina se trabaja de manera natural por todos los niños mientras juegan, el grado de trabajo dependerá del juego que realice, pero siempre se estará trabajando cuando el juego suponga mover las manos, los dedos y la coordinación visual-manual (dirigir la mano a donde quiere el ojo).

Sin embargo aunque este sea un desarrollo natural de los niños, es importante que el padre se preocupe por ver como evoluciona su habilidad y le facilite material y juegos para que la desarrolle todo lo mejor posible.

Un correcto desarrollo de esta habilidad permitirá al niño entre otras cosas, aprender a escribir en el colegio correctamente pues tendrá en las manos la agilidad suficiente para hacer todos los giros y trazos que implica la escritura. Además tendrá fuerza para agarrar el lápiz y habilidad para poner los dedos de la manera correcta. Hoy en día preocuparse por esto es cada vez más importante, pues con los avances de la tecnología nuestros hijos dejan de escribir en papel mucho antes, y no por ello la escritura a mano deja de ser relevante pues olvidarse de ella en la infancia supone olvidarse de trabajar la caligrafía y la ortografía en general.

Beneficios de la escritura manuscrita para nuestros hijos.

Trabaja específicamente su motricidad fina a jugar con ellos:

  • Primeros meses:
    • Abrirles y cerrarles las manos. Darles tus dedos para que los agarren y aprieten.
    • Aproximarles muñecos y juguetes con sonido para que intenten cogerlos.
    • Juntarle las manos para que den palmadas, hacerlo nosotros para que nos imiten.
  • A partir de los seis meses:
  • A partir del año:
  • Más adelante:
    • Dibujar con pintura de dedos o hacer formas sobre la arena mojada.
    • Poner ropa a los muñecos, moverles los brazos y que saluden.
    • Mover las palas de la excavadora arriba y abajo, conducir un cochecito con control por una línea en el suelo etc.
    • Rasgar papel con mayor control, el objetivo es ir aumentando la dificultad con el tiempo, para ello le diremos que agarre la hoja sólo con dos dedos, que corte s más pequeños, etc. Para aprovechar el papel también podemos pedirle después que haga pelotas y las lance o las coloque en fila, etc.
    • Incitarle a que sea él quien abroche y desabroche los botones

 

Para que os hagáis una idea de la evolución de estos ejercicios en vuestros hijos, a continuación os dejamos un blog de un colegio de Pontevedra donde nos muestran trabajos de motricidad fina en la clase (4 años aprox):

Pincha para ver su blog: http://infantilvaleixe.blogspot.com.es/2012/02/destreza-manual_11.html


Escribe un comentario


Por favor, ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados



Pio pio buscando